Reducir la cantidad
en busca de calidades
sin mengua de la verdad;
y lo demás, vanidad
de vanidades.

 

Cuidemos este son

Prosa española
Autor: José Luis Tejada
Editorial: Renacimiento
ISBN: 84-89371-24-5
Depósito legal:  Gr-894/97

separador

CUIDEMOS ESTE SON

Si escribir es llorar, ¿qué no es el cante
en este sur del sur tanto y tan puro?
Llanto preciosamente vertido contra el muro
de una agria realidad densa y flagrante.

Hombres, hembras del pueblo, pueblo amante
y como tal dolido de por muerte,
débil el cuerpo, la palabra inerte,
ciñen su aullido alrededor del mundo.
Corazón hacia atrás, tiempo adelante,
sajan el surco más y más profundo
donde enterrarse y germinar en vida.
Una imposible voz, esto es el cante.
Una fístula en flor, tal es su herida.

Vayan saliendo, recogiendo y yendo
con su silbo a otra parte los tenores,
la mujer con sus rosas y el niño por su ombligo,
que no es ésta ocasión para menores.
No es la música aquí, de ella no entiendo.
Del verbo en pie, de sus grandezas digo.
Id plegando las flores
y engendrando un candil como testigo.

Raza de estaño y de salitres, hijos
de la vid, de la red y los trigales.
Arcángeles ayunos, sementales
de las minas del sol y sus cortijos.

Poned la voz, la voz sin aire, vuestra,
en el limbo lunar de la guitarra
donde tiembla la gota final de la agonía.
Alzadla como muestra,
aupadla en esa garra
con que adolece abril y espora el día.

Extended la bandera,
esparto y pana, mástil carcomido,
de la palabra soledad, tan pura...
Sacadla pronto afuera,
columpiadla en la altura
y un chamariz vendrá a platar su nido
en derredor de tanta arboladura.

La azada en que la tierra se aquerencia,
el búcaro sudando junto al trillo,
la faja negra o roja y la venencia,
la gubia, la zaranda y el martillo,
mentores vuestros son y os adoctrinan.
La noria, el bieldo, el grillo,
os dan la misma sal que ellos trasminan.

Y así se os va la voz, sin voz apenas:
surtidor del fandango y sus redores,
martinete de arena,
debla mortal, serrana en estertores,
aullido funeral por Caragena,
saeta vertical, tiento entre flores.

Señora soleá, lebrillo inmenso
donde heñir a puñadas las bascas del destino,
dolido polo intenso,
malagueña ancestral del mejor vino.

Rezo pagano de la gañanía,
la punta del jipío en un lucero,
pañal de la alegría.
Alboreá, sangrienta epifanía,
inocente blasfemia del minero.

Siguiriya real, silencio puro
que al bordón condecora de lilas dentelladas,
bucólico verdial, taranto oscuro,
cantiñas musitadas...

Horma infinita del dolor sonoro
escalando las gradas del mar a contravuelo
y clavando en su lomo una palmera.
No existiera el metal y aún seríais oro,
no hubiera Dios y fuerais Dios del cielo,
no fuera amor y en vos amor ya fuera.

Mariposa de níquel, panadera
sin más que afrecho, fuego y levadura.
Olivo sin raíz, pero con zumos.
Pausa de estruendo y clara torrentera,
vilano de hermosura,
horizonte con dardos y con grumos.

¿Qué sin la mañanía,
sin la untura de ti, sin tus ribazos,
del niño eterno y pueblo, qué sería?
¿Qué del pobre andaluz sin tus abrazos?

Ven, pues, eucaristía
comunal, clandestina y enconada,
sabor de malvasía,
coz de yegua preñada...

Ven y recuérdanos cuanto tenemos
que olvidar con tu ayuda,
no te nos hagas más la sordomuda,
déjanos ya los ramos y los remos.

Pastor o viñador que en ti se abrevan,
gitano que en ti muerde,
mariscador que en tu verdor se pierde,
arrumbador, carrero que te llevan,
nunca podrán morir ni ser esclavos.
Tu estrella los arropa y los rescata,
los conjuran tus trenos.
Más que los toros nobles y aún más bravos,
la misma espada tuya que los tunde y los mata
los hace más hermanos y más buenos.

Nunca te apagues, manantial de cobre,
lágrima inenjugable y rumorosa,
himno agujereado por mil puntas de lanza.
En ti encuentre el varón dolido y pobre
la materia diaria y generosa
para la rebelión y la esperanza.

separador

TONÁ

Y desde que tú te fuiste
veo sombras por todas partes.
Me llaman y no me llaman,
vuelvo la cara y no hay nadie.

separador

SOLEÁ

De 4 versos

Cuando a los pechos te pones
la cruz más bella que he visto,
me acuerdo de la de Cristo
en medio de dos ladrones.

separador

SOLEÁ

De 3 versos

Tú vas a echarte a temblá
igual que tiembla una rama
cuando el pájaro se va.

separador

SOLEARIYAS

Pero qué.
no es deshonra para un hombre
morir rondándote en pié

separador

SIGUIRIYAS GITANAS

Por las torrenteras
la vi de bajá,
la luna no tiene más brillo en la alberca
ni mas clariá.

separador

SIGUIRIYA CORTA DE LA ISLA

Pegarme a tu cuerpo
y que no pudieran ya más despegarnos
ni después de muertos.

separador

TANGO

Una vez que entr� en tu cuarto
me subí por las paredes,
porque estabas desnudita
como la sal y la nieve.

separador

LIVIANAS

Tus ojos de tan cerca
duelen a noche.
Aparta de mi lengua
tu olor a cobre.

Háblame quedo.
Descánseme el cansancio
tu voz sin besos.

separador

BULERÍAS

Tengo a mi reló enseñao
pa que no cuente las horas
cuando te tengo a mi lao.

separador

CANTIÑAS

El antojo que tienes
donde yo sé…
se me ha antojao y vengo
a que me lo des.

separador

ALEGRÍAS

Verea de esmeraldas
pasito a paso,
el cántaro a la espalda,
los pies descalzos,

sola y morena,
viene sembrando coplas
la marinera.

separador

JUGUETILLOS

Entra y apaga,
tira la llave
por la ventana.

Amanecía.
Su mano abierta
Sobre la mía.

separador

FANDANGOS

Se baño.
En medio del mar bravío…
quien una vez se bañó
ya no se baña en un río
ni por equivocación
y ese ha sido el caso mío.

separador

NANAS

Este mendigo bobo
vino a pedirme.
Por no dárselo todo
tuve que irme.

Yo no sabía
que detrás el mendigo
se me venía.

separador

SEVILLANAS

I

Al pasar por el puente
San Alejandro
sentí ganas de verte,
me fui nadando,

corriente arriba,
hasta tus salinares
¡Qué bien que iba!

II

Si al bajar la marea
me lleva el río,
cuando esté otra vez llena
me iré contigo.

Que a mí me mueven
tu corazón y el agua
por donde quieren.

III

Si la barca se quiebra
tiene remedio,
se remienda la vela,
se empalma el remo.

Los corazones,
¿Quién les echa un remiendo
Cuando se rompen?

IV

Pescadito sin redes,
redes sin barcos.
Mi corazón y el puente
me están llorando.

Que a mí me han muerto
unos ojitos verdes
de tierra adentro.

separador

CAMPANILLEROS

Con la fuerza.
con la fuerza de un gran terremoto
la tierra se ha roto                 quién la compondrá.
El chaval de José el carpintero
que tiene salero
pa eso y pa más.

Le ha puesto un puntal
y en el medio clavó un travesaño
donde tos los años
florece un rosal.

***

Ni que nazcas ...
Ni que nazcas al sol de la muerte
ni que te emparientes                  con la Humanidad.
Para el caso que vamos a hacerte
mejor que te quedes
en tu soledad.

No bajes Señor,
que en el mundo no hay más que egoísmo,
guerra y terrorismo,
envidia y rencor.

***

Con tu sangre ...
Con la sangre que se desperdicia
por nuestra malicia                  sin fruto ni flor
se han teñido las puertas del cielo
de llanto y de duelo,
no bajes, Señor.

Quédate en tu Edén.
No te quieren ni mucho ni poco
ni este año hay tampoco
posada en Belén.

separador

COLOMBIANA

Suponte tú que ahora yo
te quisiera convensé
de que lo que no pué sé
tiene que sé entre los do.

Que no va a salir el so
hasta que tú no seas mía
ni va amanesé más día
que el día de nuestro amó.

Imagínatelo tú,
toíta la tierra sin lu.
¡Uh...!

inicio e-mail estadisticas acceso privado

publicaciones

Para cualquier consulta pueden dirigirse a Pablo Tejada, info@poeta-joseluistejada.org
 
Inicio | Cronología | Publicaciones | La Crítica | La Voz | Fundación | Aula
Copyright © 2008 Fundación José Luis Tejada - Aviso Legal - Diseño : José Valverde - Validación: Xhtml | CSS